La mayor toma de poder corporativo de la que nunca has oído hablar

Acabamos de compartir esta actualización a través de nuestra lista de correo. ¿Deseas recibir actualizaciones de 350.org? Inscríbete aquí


Querid@ amig@:

¿Has oído hablar del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica?

El Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP, por sus siglas en inglés) es un acuerdo de libre comercio altamente secreto y expansivo entre doce países –entre los que se encuentran Estados Unidos, Canadá, México, Perú, Chile y Australia– que podría debilitar enormemente nuestra democracia. Documentos filtrados porWikiLeaks revelan que el TPP permitirá a las empresas demandar a los gobiernos nacionales si consideran que las legislaciones y políticas domésticas de estos afectan negativamente a sus beneficios comerciales. Los avances legislativos en la lucha contra el cambio climático, la expansión de los combustibles fósiles y la contaminación ambiental podrían estar en peligro como consecuencia del tratado.

Los ministros de los países del TPP se reúnen este fin de semana en Singapur para firmar el acuerdo, pero la indignación popular ha logrado que algunos gobiernos en principio afines estén reconsiderando sus posturas. En Australia, Nueva Zelanda, EE.UU., Perú, Malasia, Vietnam y Singapur, las protestas ciudadanas han tenido un gran seguimiento y el año pasado 130 miembros del Congreso de los Estados Unidos expresaron también su preocupación por esta causa. La oposición al TPP es cada vez mayor y el clamor popular está haciendo a nuestros dirigentes salir de su letargo.

Hagamos que se escuche la voz de quienes luchan; presionemos a los países indecisos para que retiren su apoyo al acuerdo:

Haz clic aquí para instar a los gobiernos a que rechacen el Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica.

Comprueba en esta infografía lo aterrador que es el TPP:

 (Si tienes problemas a la hora de visualizar esta infografía, comprueba que has seleccionado la opción "Activar imágenes" en tu correo electrónico. Si no estás seguro de cómo hacerlo, puedes hacer clic aquí para visualizar lainfografía directamente desde tu navegador.) 

En su versión actual, el TPP arruinaría enormemente la labor en pro de la desinversión realizada hasta la fecha, puespermitirá a las empresas transnacionales demandar judicialmente a los gobiernos si estos implementan leyes que frenen la inversión y expansión del sector de los combustibles fósiles mediante políticas encaminadas a limitar la inversión en este sector, reducir la contaminación ambiental o establecer tarifas por las emisiones de carbono.

Pero éste es sólo uno de los puntos oscuros del acuerdo. El TPP podría también criminalizar el uso de Internet, socavar los derechos humanos y laborales, manipular las leyes de copyright, restringir la regulación gubernamental del etiquetado de alimentos y debilitar terriblemente los sistemas públicos de salud.

Hay mucho en juego, pero podemos detener esto. El espíritu de nuestro movimiento es más fuerte que su dinero o su manipulación. Debemos unirnos y hacer oír nuestra voz para frenar esta toma de poder corporativo..

Únete a la petición y muestra a los gobiernos lo amplia que  es la oposición a este acuerdo.

El movimiento que estamos poniendo en marcha a nivel local, nacional y mundial para frenar el avance de los combustibles fósiles y construir un futuro climático seguro crece día a día, igual que el temor de la industria contaminante ante su incierto porvenir. El TPP no es más que una manifestación de este miedo: una gigantesca maniobra que pretende destruir cualquier posible restricción a su irresponsable crecimiento.  Y no vamos a permitir que su miedo amenace nuestra democracia o nuestro futuro.

Seguimos adelante,

Eduardo